El hecho ocurrió en una videoconferencia con 152 alumnos de la Universidad de Flores, que debió denunciar sucedido en la fiscalía federal.

El sábado por la mañana durante una videoconferencia que desarrollaba la sede de Neuquén de la Universidad de Flores (Uflo), un usuario desconocido comenzó a reproducir imágenes de abuso sexual infantil en medio de la charla virtual que se realizaba por la aplicación Zoom.

«Los profesores de arquitectura eran quiénes coordinaban y por las 11.30 uno de los participantes de la reunión, que entendemos que no era un usuario legítimo, tomó el control de la charla pese a no tener las facultades porque no era el anfitrión, y comenzó a transmitir contenido de pornografía infantil por un par de minutos», explicó el vicerrector de la universidad, Cristian Kreber.

Se llevaba adelante una actividad pública del ciclo “La arquitectura como oficio», que organizaba la Facultad de Planeamiento Socioambiental, había conectados 152 personas de todo el páis, cuando comenzaron las reproducciones uno de los organizadores les avisó al resto y desconectó la reunión.

“Fue muy desagradable y shockeante para todos. Queda una sensación de vulnerabilidad bastante importante”, dijo el vicerrector al portal de noticias Río Negro.

En un comunicado la institución manifestó su repudio por lo sucedido y su rechazo a que «terceros ajenos a nuestra comunidad educativa aprovecharon maliciosamente del entorno virtual para introducir y reproducir contenido repudiable e ilegal que nos moviliza como humanidad».

Tras el hecho la institución realizó la denuncia penal en la Fiscalía Federal N° 1 con asiento en la provincia de Neuquén, y la causa quedó a cargo de Miguel Ángel Palazzani.

Además se comunicó lo sucedido al proveedor de la plataforma Zoom y se le solicitó que «arbitre las medidas a su alcance para facilitar todo dato que sea de utilidad».

El vicerrector dijo que una de las medidas de la universidad fue «poner a disposición nuestro gabinete psicológico para asistir los que hayan sido afectados por este hecho y necesiten hablarlo con un profesional». También decidieron redactar nuevas pautas de seguridad en el control de acceso y permisos de transmisiones de Zoom.

“Me empecé a enterar que había otros casos en Cipolletti y que paso en otras universidades pero que no tomó estado público”, contó Kreber.

Fuente: minutouno.com